Cuál receta buscas?

Hamburguesas de pollo y espinacas

Para ver el video haz click aquí

Una planta cultivada como verdura, por sus hojas comestibles, es la espinaca. Por primera vez se cultivó en Persia.

El nombre de espinaca deriva del término spina o espina, debido a que los frutos de esta planta hortícola, cuando están en sazón, es decir, en su punto de maduración, se presentan armados de espinas. 

No se conoce la forma original o silvestre de la espinaca. Sin embargo, muchos autores afirman que procede del sudoeste asiático. Fueron los árabes quienes en el siglo XI introdujeron la espinaca por primera vez en España.

Su cultivo se extendió por Europa en los siglos XV y XVI, donde países como Holanda, Inglaterra o Francia fueron los principales consumidores. Más tarde llegó a América, aunque no fue hasta la década de 1920 cuando la espinaca logró ser popular, momento en el que se descubrieron sus magníficas propiedades nutricionales.

En la actualidad su cultivo está extendido por todo el mundo. Estados Unidos, Italia, Francia y Alemania son sus principales productores.



Las espinacas están compuestas en su mayoría por agua. Su contenido de hidratos de carbono y grasas es muy bajo. Aunque tampoco tiene una cantidad muy alta de proteínas, es uno de los vegetales más ricos en este nutriente. Su contenido en fibra, al igual que ocurre con la gran mayoría de las verduras, es considerable, lo que resulta beneficioso para la salud.

Las espinacas destacan sobre todo por una riqueza en vitaminas y minerales que sobrepasa a la de la mayoría.

En relación con su riqueza vitamínica, las espinacas presentan cantidades elevadas de provitamina A y de vitaminas C y E, todas ellas de acción antioxidante. Asimismo es muy buena fuente de vitaminas del grupo B como folatos, B2, B6 y, en menor proporción, también se encuentran B3 y B1. 


LA RECETA



Vamos a picar muy finamente un ramito de espinacas, lo mezclamos muy bien con un diente de ajo, también picado muy fino, un huevo y media cucharadita de mostaza, bien mezclado.

Agregamos media pechuga de pollo molida o picada y un poco de pan molido.

Le ponemos un poco de queso panela en cubitos.

Igualmente lo mezclamos muy bien.

Formamos bolitas grandes, y le damos forma de hamburguesa, como torteando.


Las asamos en una sartén con un poco de aceite de oliva. 

Para que su cocción sea uniforme vamos a tapar la sartén y dejamos a fuego bajo por unos 5 minutos de cada lado.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario