Cuál receta buscas?

Clásico de cuaresma: pestiños andaluces.


Pronto podrás ver el video aquí.



La historia del pestiño puede remontarse al menos hasta el siglo XVI siendo probablemente mucho más antiguo. La primera referencia literaria la encontramos en La Lozana andaluza (1528) de Francisco Delicado, obra en la que es mencionado como parte del repertorio culinario de la protagonista. 

En el 1791 es mencionado en el sainete anónimo Los Locos de Mayor Marca. Asímismo es mencionado en El sombrero de tres picos (1874) de Pedro Antonio de Alarcón. 

El pestiño está emparentado con la Shebbakiyya marroquí. Mientras que el pestiño suele prepararse en fechas navideñas o durante la Semana Santa, la Shebbakiyya se consume con frecuencia durante el mes de Ramadán por su valor energético, ideal para romper el ayuno. 

LA RECETA

Primero ponemos a calentar una taza de aceite de oliva en un trasto hondo. Cuando esté un poco caliente le echamos la cáscara de un limón, No ralladura, sino en trozo.

También agregamos una raja de canela y una cucharada de anís. Lo dejamos a fuego bajo por unos minutos.

Mientras tanto, vamos a mezclar medio kilo de harina, dos cucharadas de ajonjolí y una cucharadita de bicarbonato.

Vamos a hacer un “volcán” y le agregamos poco a poco una taza de vino blanco y el aceite de la fritura, pero sin la cáscara de limón.

Mezclar muy bien hasta que tengamos una masa tersa, sin grumos. En ese mismo tazón en donde la mezclamos la vamos a dejar reposar unos 20 minutos cubierta con una tela.

Estas delicias son tradicionales en las épocas navideñas y en la temporada de cuaresma. La chebakia marroquí, que es el dulce que da origen a los pestiños, se sirve en el mes del ramadán.

Vamos a extender la masa, que quede delgada pero manejable, y vamos a cortar cuadros lo más uniformes posibles.

Vamos a doblar las puntas encontradas como se ve en la foto y vamos a freírlos en aceite.



Para finalizar, vamos a revolcarlos en azúcar con canela, hay quienes los prefieren bañados en miel de abeja o de canela. Ustedes decidan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario