Cuál receta buscas?

Trucos de los restaurantes para hacernos gastar mas


Para ver el video haz click aquí

Ingenieros de menú, psicólogos, mercadólogos y consultores han desarrollado varios trucos que hacen que gastemos más cuando vamos a un restaurant.



Un truco muy efectivo es lograr que asociemos algún platillo con nuestra familia: la sopa de la tía, el pastel de la abuela, etc. Así, nostálgicamente elegiremos ese platillo.



Los platillos con título son cosa del pasado, el Ing. de menú Greg Rapp apunta que mientras más adjetivos, mejor, lo mejor son las descripciones, por ejemplo, en lugar de decir simplemente “el pastel de la abuela” en el menú, sería mucho más efectiva una descripción como “esponjoso pastel con cremoso chocolate y tibia salsa de crema con nuestra mezcla secreta de ingredientes, tal como la abuela lo servía”.  Así el comensal sentirá una gran experiencia sensorial desde ese momento y sentirá atracción por el platillo.



Otra trampa, según William Poundstone, en una entrevista de New York Magazine: “El rol principal de un plato de $115 USD – el único de tres dígitos en el menú – es hacer que todo lo que este cerca de él se vea como una ganga.”

Otra estrategia muy socorrida es el “bracketing”, es decir, ofrecer dos tamaños de porciones. El cliente no tiene idea cuanto menor es la porción pequeña, entonces asumen que es el mejor precio porque cuesta menos. Lo que no saben es que el restaurante quería vender esa porción y simplemente usaron la porción más grande con un precio más alto como una comparación.

De acuerdo con una investigación de la escuela de administración hotelera de la Universidad de Cornell, los comensales a quienes se les entrega un menú sin signos de pesos gastan significativamente más ya que los signos de moneda les recuerda que hay que gastar dinero, aunque sea obvio.



De acuerdo con una investigación psicológica de la Universidad de Leicester, poner música clásica en restaurantes hace que los consumidores gasten más, porque los hace sentir más ricos. Mientras que, la música pop que es menos sofisticada hacía que las personas gastaran 10% menos en su comida.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario