Cuál receta buscas?

Pescado a la sal


Para ver el video haz click aquí 

Una de las técnicas de preparación más antiguas que existen es la cocción a la sal. Para quienes no lo han probado aún puede parecer que resultará un platillo sumamente salado pero en realidad no lo es.

Se dice que el origen de este “horno en sal” proviene de las zonas donde abundan las salinas marinas. Podemos estar hablando de las costas del Mar Mediterráneo aunque también en China existen antiquísimos registros de que así preparaban no sólo pescados, sino también aves completas.

A través de la historia, la sal siempre un producto muy valorado. Además de ser el condimento por excelencia para condimentar y resaltar los sabores de la comida, tiene el poder de estar estrechamente relacionado con la conservación de los  alimentos 
pues inhibe el deterioro del producto.

El cloruro de sodio se utilizaba en la antigua Roma como medio de cambio en donde se solía pagar a los soldados con sal que equivalía su peso en oro (de ahí precisamente la palabra “salario”, en latín salarium.

LA RECETA


Hoy preparemos una trucha a la sal. Puede ser mojarra o cualquier pescado que les guste.  

Iniciamos preparando la sal, necesitamos 1.5 k de sal de grano, en un recipiente la mezclamos con un poco de agua y dos cla
ras de huevo. Buscamos que la sal tome la consistencia de esa arena húmeda que usamos para construir castillos.

La mitad de la sal la ponemos en una charola para horno, cuidando que quede una capa de al menos un centímetro.

Ya tenemos una trucha limpia, sin víceras y remojada en vino blanco por un par de horas. En su interior ponemos unas ramitas de albahaca y de romero.

Colocamos la trucha al centro de la charola y la cubrimos con la otra mitad de la sal preparada y la llevamos al horno precalentado a 200 grados y en promedio deberá estar ahí por unos 25 minutos.  El tiempo que permanezca en el horno depende su peso.

10 minutos si es un pescado de 100 o 200 gramos;  
15 minutos si es de 300 a 500 gramos;  
35 a 40 minutos, si pesa de 1 kilo a 1.5 kilos, 
50 minutos si pesa 2 kilos

La sal húmeda se convertirá con el calor en una cámara de cocción y solo transmitirá el sabor necesario, resultará un pescado jugoso y nada salado, con un sabor bastante bueno.

Al salir del horno, con mucho cuidado rompemos la costra de sal poco a poco.


Servimos la trucha acompañada de alguna guarnición de verduras salteadas y/o arroz blanco.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario