Cuál receta buscas?

Buñuelos


Para ver el video haz click aquí

Para esta temporada navideña, preparemos unos tradicionales buñuelos de viento.
Los orígenes de estas delicias se remontan a la cultura morisca, que al invadir España la llevaron consigo y luego los españoles la trajeron a México.
Hay un tipo de buñuelos, en forma de bola y especialmente ligeros, que se llaman buñuelos de viento, por su ligereza y porque suelen tener grandes burbujas de aire en su interior, porque al dejar reposar la mezcla, las levaduras del ambiente hacen que se infle, formando burbujas de aire.

Es habitual aprovechar el hueco interior para rellenarlos de crema, en cuyo caso se llaman buñuelos de crema. Otros buñuelos sin crema son, por ejemplo, los buñuelos de l`Ampurdà (BUNYOLS DE L'EMPORDÀ), que tienen forma de anillo. 




En algunos países de Latinoamérica, como Colombia, Cuba, Ecuador y México, los buñuelos forman parte de la cena de Navidad, junto a las natillas. En Colombia, por ejemplo, se suele juntar una medida de queso fresco molido, huevos, harina de maíz (o maicena) con un poco de almidón y azúcar. Mezclando todos esos ingredientes se fríen hasta dorarlos.
En Cuba es costumbre confeccionarlos con la masa de la yuca. Son dulces típicos en celebraciones señaladas, como el Día de Todos los Santos, Pascua o las Fallas de Valencia (España).

En Cataluña, Valencia y las islas Baleares hay muchos tipos de buñuelos dulces asociados a diferentes fiestas, algunos pueden incluir en su masa patata (papa), boniato (batata), queso, higos secos, etc. En otras regiones españolas se hacen porras y churros además de buñuelos. Otra pasta frita típica de Pascua en España son las flores.

Además de estos buñuelos dulces, en la península ibérica es muy frecuente hacer buñuelos salados, los más frecuentes son los buñuelos de bacalao, aunque se pueden hacer de gambas u otros pescados, y los de verduras, típicamente de berenjena, de calabacín, etc.

Pon en una cazuela ½ L leche y ½  taza de agua, añade también la corteza de 1 limón, 50g de mantequilla y una pizca de sal. Coloca el cazo en el fuego.




Cuando entre en hervor baja el fuego y agrega 200g de harina, remueve bien.

Aumenta el fuego y prosigue la cocción hasta que veas que la mezcla no se pegue en las paredes del cazo.
Retira el cazo esperando a que la masa se entibie. Añade ahora 5 huevos previamente batidos, poco a poco y sin parar de remover.
Una vez obtengas una masa homogénea, déjalos reposar una media hora. 
Luego con la ayuda de una cuchara toma la medida para formar los buñuelos y fríelos en una sartén con abundante aceite bien caliente, hasta que veas que están dorados. Retira los buñuelos y deposítalos sobre un plato con papel de cocina para que se absorba el exceso de aceite.
Ahora tan sólo tienes que espolvorear los buñuelos con una mezcla de azúcar y canela en polvo. O rociarlos con una miel de canela, guayaba y piloncillo


No hay comentarios.:

Publicar un comentario