Cuál receta buscas?

Las posadas y pavo relleno de tamales



Según el calendario azteca, los mexicas celebraban a mediados de diciembre el nacimiento de su dios Huizilopochtli, por lo cual los misioneros aprovecharon estas festividades para ir enseñando a los indios el misterio del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo y así reemplazar la tradición pagana por la cristiana.

Esta tradición se logró gracias a Fray Diego de Soria, quien obtuvo permiso del Papa Sixto 5to para celebrar en la Nueva España las Misas de Aguinaldo.

Estas misas se realizaban del 16 al 24 de diciembre, haciendo alusión cada una de ellas a los meses de embarazo de María, para terminar con la última en la víspera de la Navidad. Esta es la razón por la que en México se acostumbra más celebrar la cena del 24 que la comida del 25, como se hace en la mayoría de los países del mundo.

Para terminar la festividad con un toque de alegría, los fuegos artificiales y las piñatas formaban parte de esta tradición. Después acostumbraban cenar rico ponche caliente con buñuelos.

Los catequistas de una forma alegórica comparaban la olla de barro que está dentro de la piñata con el mal que se encuentra dentro de los seres humanos y el cual no se puede ver porque está escondido entre muchos adornos.

Los siete picos de la piñata representan los siete pecados capitales.

La persona que le pega a la piñata representa al creyente que con su fe, que es ciega (por lo que está vendado), y con la gracia y ayuda de Dios (por eso cuenta con un palo) le pega al mal hasta que lo destruye. Así, deja salir todas las gracias que Dios dá, representadas por los dulces.

Todas las tradiciones son muy hermosas y vale la pena vivirlas y gozarlas plenamente. Fiestas en las que sobra el alcohol y abunda la comida las hay durante todo el año. Las posadas navideñas son una oportunidad de convivir en familia y de reflexionar sobre la relación que se tiene con las demás personas.

Cada vez que se cante en las posadas y se rompa una piñata, sin importar la edad, se vuelve nuevamente a ser niño. Disfrutemos al máximo el periodo de posadas y que nunca muera en México esta tradición. 

Pavo relleno de tamales
He aquí la receta que el Chef Gerardo Vázquez Lugo nos compartió:

Baña el pavo con cualquier adobo, una opción es:
1 lata grande de piña en almíbar
Miel de maíz al gusto
½ taza de vinagre
1 cebolla rebanada
4 chiles guajillos, remojados
6 chiles de árbol secos, remojados
6 dientes de ajo
3 cucharadas de aceite de oliva
Agua al gusto

Mezcla en una licuadora todo.  Unta con la mezcla el pavo, y rellénalo con tamales de cualquier tipo y sabor o relleno, el doble de piezas que normalmente usarías para el numero de comensales.

Ponlo en la charola para hornear con la pechuga para abajo, al revés de lo que hacemos siempre, para que los jugos se mezclen bien.


hornéalo a 200 grados hasta que el pavo esté cocida, luego sube a 300 hasta que dore la piel.


3 comentarios:

  1. Chef, no me quedo claro como usar el adobo, también cuando se hornee o solo antes. Y la mezcla con el vino que diste en 88.9 esa también en el horno? Gracias por responder

    ResponderEliminar
  2. buenos dias chef mi duda es que los tamales que se le meten al pavo van crudos o cocidos??? por su atencion gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. Tamales terminados, ya cocidos, pero sin hojas.

    Saludos!

    ResponderEliminar