Cuál receta buscas?

Pan de muerto


La comida juega un importantisimo papel en las celebraciones de Mexico, tal es el caso del dia de muertos y ya estan listas las calaberas de azucar para el altar de muertos. 

Toda una feria de dulces panes y comida tipica de todos lados se hacen presentes como parte de la celebracion a nuestros difuntos. Hay muchos platillos típicos de estas fechas en México, desde el Zacahuil en la región de la Huasteca; En Yucatán: el Muckbil pollo, que es un tamal enorme que se cocina enterrado, envuelto en hojas de plátano. Quique nos acaba de deleitar el viernes pasado con este platillo en su Viernes culinario..

Zacahuil huasteco


Mucbil pollo yucateco
Pan de muerto

El gusto por la elaboración de un pan especial para el caso se remonta a la época de los sacrificios humanos y a la llegada de los españoles a la entonces Nueva España (ahora México), en 1519. Cuentan que era un ritual en el México de antes de la conquista que una princesa fuera ofrecida a los dioses, su corazón aún latiendo se introducía en una olla con amaranto y después quien encabezaba el rito mordía el corazón en señal de agradecimiento a un dios.


Los españoles rechazaron ese tipo de sacrificios y elaboraban un pan de trigo en forma de corazón bañado en azúcar pintada de rojo, simulando la sangre de la doncella. Así surgió el pan de muerto. 

José Luis Curiel Monteagudo, en su libro "Azucarados Afanes, Dulces y Panes", comenta: "Comer muertos es para el mexicano un verdadero placer, se considera la antropofagia de pan y azúcar. El fenómeno se asimila con respeto e ironía, se desafía a la muerte, se burlan de ella comiéndola". 



Aquí la receta de este delicioso pan:

Primero, hacemos una fuente con un cuarto de harina cernida y una cucharada de levadura en polvo, ya revueltas. Se agregan dos huevos, 5 cuch. De leche, una cucharadita de escencia de azahar y una de licor de anís.

Agregamos 100 gr. De mantequilla suavizada, 100 gr de azúcar y dos pizcas de sal, amasamos y revolvemos hasta que no se nos pegue en los dedos. Y dejamos reposar media hora en un lugar tibio.

Vamos a darle forma a la masa, se le dá cualquier forma, pero la más tradicional es en forma circular con un par de canillas o huesos, y una “lágrima” que representa al cráneo.

Lo dejamos reposar otros 20 min, y lo vamos a hornear a 170 grados por 18 min.

Se puede presentar decorado con ajonjolí o piloncillo, para lo cual hay que ponérselo antes de entrar al horno, el que mas conocemos, es el que se decora con mantequilla y azúcar luego de terminar su cocción.

Al final, lo más importante en un platillo para el altar de muertos, es que sea el favorito del difunto a quien honramos. Yo aprovecho para honrar a mis abuelos Pancho y Pilar, con todo mi cariño, allá en donde estén.



Si quieren ver el video, visiten Tvolución Saludos a todos!!




No hay comentarios.:

Publicar un comentario