Cuál receta buscas?

Cocina emocional


hoy hablemos de un tema básico a la hora de preparar cualquier alimento: la Cocina emocional…

Todos sabemos que comer bien influye en nuestro bienestar físico, pero muchos desconocen la íntima relación que existe entre lo que comemos y nuestro estado de ánimo.

Que nos sintamos mejor, relajados, tristes o contentos depende de la producción de ciertas sustancias en el cerebro, siendo algunos alimentos capaces de producir o incrementar la producción de estas sustancias, que influyen de forma directa en el ánimo, el rendimiento y el comportamiento.

Además, comer es un placer por el hecho de todo lo que rodea a este acto: aromas, sabores, rituales... los sentidos tienen una sensibilidad especial a todo esto. O porqué creen que se invita a comer cuando hay que hablar de algo importante?

No en vano amigos, los momentos y festejos mas llenos de emoción, van a compañados de un buen platillo.

Por ejemplo, los cítricos, contienen un aminoácido que influye en la capacidad de recordar, alivia las depresiones y refuerza al organismo ante situaciones de estrés.

Otro aminoácido emocional, que favorece el buen humor y los nervios relajados se encuentra en el plátano, los frutos secos, la leche y la pasta.

Honor a quien honor merece: el elemento emcional por excelencia es el chocolate, libera el estrés, pues ayuda a generar endorfinas, que son sustancias del cerebro para hacerte sentir bien y a activar tu ánimo, produciéndote un placer similar al enamoramiento. Además combate la depresión y disminuye la fatiga.

Pero la cocina emocional no se centra únicamente en los ingredientes y en sus efectos, tambien los sabores se ven afectados, para bien o para mal, por el estado de ánimo de la persona que los prepara.

No puedo concebir a un cocinero sin una pasión especial por lo que hace, porque eso se transmite enseguida en los platos.

Me llama la atención que haya gente que piense que los platos deben salir siempre igual, tengo colegas que aseguran que la “sazón” no existe, solamente técnicas y cantidades.

Si los productos no son siempre iguales, si el ánimo de quien los cocina no siempre es el mismo, ni siquiera el momento es igual, (no es lo mismo cocinar en un día lluvioso y frío que en verano), lo idóneo es que el plato exprese lo que el cocinero intenta transmitir en cada momento.

Amigos y amigas, vamos a hacer un ejercicio: antes de empezar a cocinar vamos a crear un ambiente perfecto: pongan su música favorita, sírvanse una copa del vino que mas les agrade, ponganse ropa cómoda o que les haga sentir algo especial; se darán cuenta que los resultados van a ser notorios.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario