Cuál receta buscas?

Cocina emocional

Que los sabores los inunden, yo soy Luis Aranda…  Bienvenidos a Tips del Chef..  a la Carta..

Queridos amigos, hoy hablemos de un tema básico a la hora de preparar cualquier alimento: la Cocina emocional…

Todos sabemos que comer bien influye en nuestro bienestar físico, pero muchos desconocen la íntima relación que existe entre lo que comemos y nuestro estado de ánimo.

Que nos sintamos mejor, relajados, tristes o contentos depende de la producción de ciertas sustancias en el cerebro, siendo algunos alimentos capaces de producir o incrementar la producción de estas sustancias, que influyen de forma directa en el ánimo, el rendimiento y el comportamiento.

Además, comer es un placer por el hecho de todo lo que rodea a este acto: aromas, sabores, rituales culinarios... los sentidos tienen una sensibilidad especial a todo esto. No en vano Paco, los Chefs hemos convertido nuestros fogones en laboratorios, en donde nuestra labor diaria es potenciar las emociones y sensaciones a través del paladar.

Dependiendo de la comida que hagamos podemos experimentar, aproximadamente 30 minutos después, una sensación de alegría, mayor concentración, menos estrés... Esto se debe a que la mayoría de las sustancias que son liberadas en los nervios y que transportan información al cerebro, son producidas gracias a sustancias básicas existentes en la alimentación, éstos son los aminoácidos.

El aminoácido que influye en la capacidad de recordar, alivia las depresiones y refuerza al organismo ante situaciones de estrés, está presente en naranjas, kiwis y frutas tropicales ricas en vitamina C. El té y el café tomados con moderación también la contienen.

Otro aminoácido emocional, que favorece el buen humor y los nervios relajados se encuentra en el plátano, los frutos secos, la leche y la pasta.

Amigos, echemos un vistazo a las especias, todas ellas sirven para potenciar sabores, añadir variedad a las preparaciones y, también, propiciar determinados estados de ánimo, debido a sus virtudes aromáticas.

Así, por ejemplo, la albahaca agudiza los sentidos, la menta incita al sosiego, el romero fortalece la memoria y la circulación; la vainilla es un estupendo reconfortante en los estados depresivos, el laurel combate la fatiga y la mejorana es un relajante natural...

La clave es conocer qué efecto produce cada una, con qué alimentos combinan mejor y, sobre todo, no mezclar especias contrapuestas, ya que su efecto quedaría anulado.

Honor a quien honor merece: el chocolate es emocional por excelencia, libera el estrés, pues ayuda a generar endorfinas, que son sustancias del cerebro para hacerte sentir bien y a activar tu ánimo, produciéndote un placer similar al enamoramiento.
Esta golosina también produce la secreción inmediata de una sustancia del cerebro que ayuda a disminuir la depresión y a devolverte la calma ante situaciones tensas, de ahí que se diga que alivia la sensación de abandono y de mal de amores.
Los resultados de distintas investigaciones revelan que esta irresistible delicia tiene más virtudes que defectos: elimina la fatiga, mejora la concentración y produce una sensación de saciedad.
Además hay razones psicológicas que nos hacen sentir bien cuando consumimos chocolate, desde pequeños nos acostumbraron a ser premiados con un pedacito de chocolate cuando haciamos algo bien, de esta manera lo asociamos con estímulos postivos, de manera que nos produce una sensación parecida a cuando nos premiaban.

Pero la cocina emocional no se centra únicamente en los ingredientes y en sus efectos, no amigos, tambien los sabores se ven afectados, para bien o para mal, por el estado de ánimo de la persona que los prepara.

Típico: en todas las familias hay al menos un platillo que mas de una persona lo sabe preparar, sin embargo, aún que todos sigan al pié de la letra la receta, vamos a distinguir quién lo preparó…

A este efecto lo conocemos como “la sazón”.

Amigos y amigas, vamos a hacer un ejercicio: antes de empezar a cocinar vamos a crear un ambiente perfecto: pongan su música favorita, sírvanse una copa del vino que mas les agrade, ponganse ropa cómoda o que les haga sentir algo especial; se darán cuenta que los resultados van a ser notorios.

Prestemos atención a las experiencias de “Tita”, el personaje central de “Como agua para Chocolate” de Laura Esquivel, son verdaderas enseñanzas… auténticas bases de nuestra cocina…

No se olviden de enviarnos sus opiniónes, dudas y sugerencias a nuestro correo: sabores_chef@yahoo.com, o por Facebook/sabores.chef y por Twitter @sabores_chef..

Yo soy Luis Aranda, gracias por acompañarnos a mí y a Paco en A la carta, hasta la próxima y consientan a sus sentidos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario