Cuál receta buscas?

Maridaje de queso y vino

El queso y el vino..

Hablar de los orígenes de estas dos delicias sería laaargo y tedioso, solo basta comentar que sólo en Francia hay mas tipos de quesos que días tiene el año… y de diferentes vinos, ni hablar…

Durante mucho tiempo, lo más común fue combinar los quesos con los vinos de la misma región. A este concepto se le llama maridaje viña-pasto, porque los pastos donde se alimentan cabras y reses son cercanos a los viñedos, y comparten el clima y el tipo de suelo.

Posteriormente se fueron haciendo maridajes con vinos y quesos de países diferentes, cuya armonía se descubrió con el comercio internacional. Es el caso de la combinación del Oporto portugués y el queso cheddar británico que posee un aroma mantequilloso y sabor a nuez.

Disfrutemos de los quesos mas conocidos y el tipo de vino que mejor los acompaña…

Demos inicio con el queso Manchego, su corteza es dura, de color amarillo pálido o verde negruzco, es un queso prensado de oveja.  Su sabor es ligeramente ácido, fuerte y sabroso.  Ideal en ensaladas y tapas, o como postre acompañado de ate de membrillo y frutos secos.
Foto cortesía de ibericosgourmet.com


Marida bien con un vino tinto de la región  de Castilla-la Mancha, con sus características uvas: Granatxa (Garnacha) y Cencibel o Tempranillo…

Sigamos con el Gouda, su nombre lo toma de la pequeña ciudad con el mismo nombre situada cerca de Rotterdam. Su aroma cremoso cuando es jóven se transforma en picante cuando madura.  La cubierta que lo protege es de parafina y puede ser roja o amarilla.  Sabe muy bien sobre pan, ensaladas y platos fríos. Es ideal para gratinar y preparar salsas.  

Foto cortesía de comalca-2000.com

Se lleva muy bien con cerveza, vinos blancos hechos con pinot blanc y chardonay, o tintos jóvenes y afrutados de poca astringencia o aspereza.

Que tal si continuamos con el queso Feta.  Su sabor es ligeramente agrio, un poco picante y salado. Cuando se mezcla con leche de cabra, adopta un aroma mas intenso.  Es perfecto para preparar rellenos, como aderezo para ensaladas o acompañado con aceitunas.  

Foto cortesía de capraispana.com


Su maridaje ideal es un vino blanco tipo Sauvigon o con un tinto maduro.

A continuación el queso Camembert, el cual existe desde hace 200 años y desde entonces se creó su característica cajita de madera para que viaje sin recibir ningun daño. Provisto de una dosis de Moho, este queso necesita 3 semanas de maduración para desarrollar su clasico vello blanco, su textura es suave y fácil de untar. 

Foto cortesía de theworldwidewine.com

Tiene un delicado sabor afrutado. Perfecto con un vino tinto con carácter.. Un regalo a los sentidos es un trozo de camembert, una copa de Champán y un poco de manzana fresca..

El queso Emmental es un queso con forma de rueda de entre 75 y 100 kg, tiene una pasta fina y suave con agujeros del tamaño de una cereza. Tiene un sabor característico a nuez, que con la edad se vuelve mas intenso. La leche cruda procede de vacas que solo se alimentan de hierba, pasto y heno. Elaborado desde el siglo13 en el valle de Emme en Suiza, y después en Alemania y Francia.



Foto cortesía de absolutsuiza.com


Acompañarlo con un tinto robusto, carnoso y aromático como un Pinot noir o un chardonnay fermentado en roble blanco.

El Provolone
 es un queso de pasta semidura, con un porcentaje alto en grasa y un sabor fuerte, ahumado. 


Foto cortesía de aselac.blogspot.com


Se necesita para equilibrar esa potencia un vino rico en taninos y estructurado, que llene la boca, como un Cabernet Sauvignon o un Malbec.

El mozzarella tiene un suave sabor agradable, un poco agrio y refrescante, sabe mejor a temperatura ambiente. Originalmente se produce con leche de bufala.  

Foto cortesía de gastronomiaycia.com


Su maridaje es con un vino blanco que no sea ácido, puede ser Chardonnay.

Continuamos con el queso Brie, queso blando madurado durante un periodo que va de entre 15 a 30 días.

foto cortesía de casaoriginal.com



Para acompañarlo se aconseja un vino blanco y suave, como un Pinot Grigio.

Para terminar nuestro recorrido, el Roquefort, elaborado de leche de oveja, se le agregan cultivos de Penicillium, los que le proporcionan el característico color azulozo. La familia de los quesos azules lo incluye, junto al Cabrales en España, el Gorgonzola en Italia y el Stilton en Inglaterra. 

Foto cortesía de tusrecetasdeensaladas.blogspot.com


El sabor en su grado de maduración óptima es especiado, picante, salado y muy intenso al paladar.  


Los quesos azules son ideales para soufflés y salsas, o acompañados simpemente con pan y frutos como pera o manzana.  El vino que lo acompañe debe ser un tinto dulce, un oporto, un Sauternes, o alguno de uva Pedro Ximenes.


Cabe mencionar que estos maridajes son una recomendación, no una norma.. y pueden variarla a su antojo y gusto

Fondue para dos personas:

Mezcla en un tazón ¼ de crema, 1/2 taza de leche y ½ taza de queso crema, luego agrega 80 gr de queso azul, en cualquiera de sus variedades, cortado en cubitos.

Incorpora 150 gr de Gouda y sazona con pimienta y ajo en polvo, para finalizar agrega 100 ml de vino blanco seco, baja el fuego al máximo y deja 5 minutos.

Vierte la mezcla en una hogaza de pan o pan campesino, que previamente hayas ahuecado y cortado un poco de la tapa.


Disfrutemos con manzana, pan de ajo y uvas o cualquier otra cosa que se les antoje.






Agradezco al Chef Edgar Nuñez, por haberme permitido grabar en su Gran Restaurante Sud777 y Kokeshi by Sud777


No hay comentarios.:

Publicar un comentario