jueves, 28 de mayo de 2015

Yemas de Santa Teresa

En unos momentos podrás ver el video aquí.




 Presentaciones clásicas de las yemas de Santa Teresa.



Ávila fue la cuna de Santa Teresa de Jesús. Esta especial condición ha dado como resultado un gran número de edificios religiosos vinculados a la vida de la mística. 

Santa Teresa de Jesús

Gastronómicamente, la ciudad también rinde su particular homenaje a la santa con unos deliciosos y vistosos dulces, las yemas de Santa Teresa.

Hay dos teorías sobre el origen de este dulce. Una se remonta a la cocina andalusí, y la otra otorga su procedencia a la repostería monacal del Convento de Santa Teresa de Ávila, antes de la Reforma Carmelitana.

La primera pastelería en realizar las yemas de Santa Teresa con denominación de origen, en el siglo XIX, fue La Flor de Castilla. Esta misma repostería sigue funcionando con el nombre de La Flor de Castilla 1860. Está situada en la plaza porticada de José Tomé, muy cerca de la gigante estatua de Santa Teresa de Jesús.




El obrador Don Isabelo Sánchez, dueño y fundador de la pastelerías de Ávila "La Dulce Avilesa" (conocida en la actualidad por la "Flor de Castilla") en 1860 comercializa el dulce bajo la denominación Yemas de Santa Teresa. Finalmente fue registrada como una marca registrada por él. El éxito del dulce hizo que otros reposteros hicieran el mismo dulce con la denominación "Yemas de Ávila".

Otra de las ideas acerca de su origen procede de la elaboración de la repostería monacal del Convento de Santa Teresa de Ávila antes de la Reforma Carmelitana. A comienzos de siglo XXI la demanda de Yemas de Ávila creció en el mercado norteamericano haciendo que se desarrollara un nuevo sistema de embalaje, con el objeto de aumentar su preservación. Finalmente se optó por un envasado especial con atmósfera protectora con el objeto de penetrar en el mercado norteamericano.

LA RECETA

Es una receta muy sencilla, primero vamos a poner a fuego medio 50ml de agua, 100gr de azúcar, la cáscara de medio limón y una rajita de canela.

Lo tapamos y cuando rompa el hervor bajamos el fuego, vamos a esperar unos 10 minutos, hasta que se haga un almíbar, es decir, que cuando levantemos el líquido con una cuchara se haga la forma de un hilo delgado.

Ahora vamos a dejar que se enfríe un poco, mientras tanto necesitamos 6 yemas, las batimos ligeramente y le agregamos la ralladura de medio limón, pero con cuidado que solo sea la parte verde o amarilla, no la parte blanca porque se amarga.

Ya que espesó un poco, vamos a agregarle, poco a poco, el almíbar, sin la canela ni la cáscara, siempre removiendo.

Llevamos la mezcla a fuego bajo, sin dejar de mover nunca para que no se cuaje, y cuando se haga una pasta que se despegue de las paredes de la cazuela es momento de retirar del fuego.

Lo dejamos enfriar un par de horas.

Vamos a formar bolitas con una cuchara que vamos a rebozar con azúcar glas, las moldeamos con las manos para que queden más redondas y volvemos a rebozar en glas.


Lo clásico es presentarlas en capacillos de papel blanco, pero al final, el sabor y la textura es lo que cuenta.

martes, 26 de mayo de 2015

cupcakes de pizza

Para ver el video haz click aquí


Vamos a mezclar ¾ de taza de harina con media cucharadita de polvo para hornear, un poco de tomillo, albahaca, orégano, mejorana y romero, lo mas molido que puedan o en polvos.



Agregamos poco a poco ¾ de litro de leche entera, sin dejar de batir, también un huevo, 1 taza de quezo rallado, preferentemente mozarella, gouda o manchego, media taza de parmesano rallado y 1 taza de peperoni en cubitos, o picado.





Bien mezclado todo vamos a dejar reposar por 10 minutos.

Rellenamos una charola para muffiins, previamente engrasada y horneamos por unos 25 minutos.







Para servir, acompañamos con un poco de salsa pomodoro. 

Para la salsa pomodoro:

Escalfa 4 jitomates grandes, es decir: metelos en agua hirviendo por un minuto, quítales la piel, pícalos finamente y reservalos.

En una sartén calienta 5 cucharadas de aceite de oliva. Fríe 3 dientes de ajo finamente picado, luego añade el jitomate, y dejar cocer a fuego bajo. Agrega 50g de pasta de jitomate, un poco albahaca picada, una pizca de orégano, sal y pimienta y dejar cocinar 10min más.  Déjalo enfriar.