martes, 24 de marzo de 2015

Enchiladas mineras, clásico guanajuatense

Para ver el video haz click aquí

Hoy vamos a preparar un clásico de la tierra que me vió crecer: Guanajuato.

Las enchiladas mineras.



Tuvieron su origen a finales del siglo XVII. Según cuenta la leyenda, se les cocinaba a los mineros que venían de otros lados a trabajar y uno, recordando su tierra, le pidió a una señora que le preparara tortillas bañadas en salsa. 

Ella además agregó otros ingredientes como papa, zanahoria, pollo, lechuga, jitomate y crema, que pronto le valió la visita de muchas personas para probar su platillo y actualmente recuerdan el tiempo de la plata. 

La receta

Empecemos con la salsa:

Vamos a licuar medio litro de agua con 5 guajillos chicos, despepitados, 1 diente de ajo, una pizca de comino molido y un poco de orégano.

Pongamos una sartén a calentar con un poco de manteca de cerdo y vamos a freír ahí, de una por una, varias tortillas que pasamos por la salsa.

Cada tortilla la vamos a rellenar con una mezcla de queso ranchero desmoronado con cebolla picada.

Vamos a freír un poco de papas y zanahorias, ambas cocidas, peladas y cortadas en cubitos, en la misma manteca que usamos para las tortillas.

Cuando estén doradas las retiramos del fuego y con ellas decoramos las enchiladas, además le espolvoreamos un poco de queso ranchero desmoronado y unas rajas de chile jalapeño.


Hay quienes le agregan una pieza de pollo frito y un poco de crema.

lunes, 16 de marzo de 2015

Bisquet toscano: Cantuccini

Para ver el video haz click aquí



La palabra bísquet viene del vocablo italiano biscotto y del francés biscotte, que significa “cocido dos veces", es un pan crujiente, a veces endulzado que se corta en rebanadas antes de la segunda cocción.


Hoy vamos a preparar un delicioso bísquet toscano, conocido como cantuccini, también conocidos como biscotti di Prato, por la población en que tienen su origen.

Lo primero que hacemos es mezclar dos huevos y media taza de azúcar, los batimos muy bien hasta que espese un poco y el color amarillo palidezca un poco.



Agregamos el jugo y ralladura de una naranja y continuamos batiendo.

Le añadimos una taza de harina y una cucharadita de levadura en polvo.


Mezclamos hasta que se convierta en masa y continuamos con las manos, amasando hasta que esté esponjosa.


Le agregamos al final media taza de almendras peladas y mezclamos muy bien. Si quieren agregarles un poco más de color y sabor le pueden poner pasitas o arándanos.

Con esa masa vamos a formar tres cilindros que vamos a hornear en horno precalentado a 180 ºC por alrededor de 25 minutos.




Los sacamos del horno, y así en caliente los rebanamos. Rebanadas de alrededor de un dedo de grosor.



Las rebanadas las volvemos a meter al horno, por otros 10 minutos o hasta que doren un poco.


Ya está listo para disfrutar! Solo decoremos un poco, puede ser con azúcar glas.